• Aldo Frites

Entrevista a Jorge Arrate: El gabinete de Boric

Jorge Arrate: “El gabinete de Boric es excelente, pero eché de menos la presencia de dirigentes sociales y pueblos originarios”


Por Emmanuel Ganora

30 de Enero, 2022


En conversación con The Clinic, el histórico socialista aborda los primeros días de conformación del futuro gobierno de Gabriel Boric donde, entre diversos tópicos contingentes, pone el foco en la presencia del economista Mario Marcel como futuro ministro de Hacienda: "Esta es una oportunidad para Marcel de ser lo que él siempre ha querido ser: socialista", afirma.


La conformación del gabinete de Gabriel Boric ha acaparado el debate político de las últimas semanas, tema que por cierto ha concentrado la mirada aguda de Jorge Arrate. Coincidiendo en diversos foros sobre la izquierda chilena, el histórico socialista se ha convertido en lo que el futuro Mandatario, estudioso y nostálgico a la vez del socialismo criollo de viejo cuño, ha denominado “compañero de ruta”.


Una complicidad que ha sido profundizada, además, en la conformación del colectivo “Plataforma Socialista”, grupo de ex militantes y actuales socialistas críticos del rumbo que ha tomado en el último tiempo el Partido Socialista, pero que desde su origen defendieron la conformación de un polo de izquierda con el Frente Amplio. Por lo mismo, el colectivo suele participar de las reuniones de la dirigencia de Apruebo Dignidad -FA junto al PC, el FRSV entre otras agrupaciones-, donde periódicamente definen directrices para sustentar políticamente al gobierno del ex dirigente estudiantil.


En este sentido, Arrate tiene un amplio recorrido por los principales hitos de la izquierda chilena.


Luego de haber estado en la primera línea de la Unidad Popular, haber participado de la reunificación del socialismo desde el exilio en dictadura, articular la Concertación desde su génesis, protagonizar los años de Transición en diversos puestos de poder -ex ministro de Educación con Patricio Aylwin, Trabajo y Segegob con Frei Ruiz-Tagle-, renunciar a 46 años de militancia del PS para asumir una candidatura presidencial en el pacto Juntos Podemos Más en el 2009 -incluyendo una breve militancia instrumental en el PC-, Arrate es más que voz autorizada para analizar las primeras horas de un gobierno de izquierda con apoyo de la ex Concertación.


Una extensa trayectoria histórica que explica el entusiasmo crítico ante un gobierno que, además, concentra la atención mediática internacional debido a sus peculiares características, según destaca el propio Arrate, partiendo por la corta edad del Mandatario entrante: 35 años.


“Las circunstancias que vivimos son muy especiales. Por algo Chile llamó la atención en los medios internacionales; cuando ganó el Presidente Salvador Allende, luego cuando Pinochet fue desplazado a través del Plebiscito, y el triunfo de Aylwin. Hoy día el mundo entero está mirando lo que está pasando en Chile, particularmente a los sectores que quieren hacer cambios efectivos”, dice Arrate, para personificar en el Presidente electo el inicio de una nueva época.


“En ese sentido, Gabriel Boric es no sólo una figura política chilena, sino también internacional. Creo que él lo sabe y, porque lo conozco, creo que tiene todas las capacidades para hacer una presidencia que quede marcada en la Historia de Chile. No tengo ninguna duda”, agrega el escritor, abogado y economista.


La futura vocera de gobierno, Camila Vallejo, calificó a la administración de Gabriel Boric como un “gobierno de centro izquierda”, algo inesperado viniendo de una militante comunista. ¿Cómo conceptualizaría usted al próximo gobierno?


-La base de apoyo del gobierno de Boric es a partir de una primaria donde todos los miembros de la coalición lo apoyaron como Presidente Es la conformación de una nueva izquierda en Chile, Entonces Apruebo Dignidad tiene la presidencia de la república y tiene a los miembros de sus partidos en casi el 50% del gabinete de Boric. Si uno considera algunos independientes, que son muy cercanos al Frente Amplio o a Chile Digno, es más del 50% del gabinete de Boric. En ese sentido, yo creo que este es un gobierno de izquierda.

El concepto que usa Camila Vallejo pone el énfasis porque también participan sectores de centro izquierda, porque para gobernar se necesita una base amplia de apoyo. Eso es lo que ha hecho Gabriel Boric. Para mí es un gobierno de izquierda.


Un gobierno de izquierda con presencia del PPD, del Partido Radical, el Partido Liberal, que no son partidos precisamente de izquierda.


-Por eso es una coalición más amplia, cuya base es Apruebo Dignidad. Sí, nadie podrá poner en duda que respecto de las denominaciones, es de izquierda, más allá de que algunos digan “no es suficientemente de izquierda”, en fin. Es un debate que siempre ha habido en la izquierda.


Apruebo Dignidad es un fuerza de izquierda y es la más poderosa del gobierno, partiendo por el Presidente. Entonces, en buena hora que haya otra fuerza porque tenemos que constituir gobiernos de amplio espectro que permitan recoger las mayorías necesarias para hacer transformaciones por la vía legal. Eso es lo que está ocurriendo.


La amplitud de espectro en el próximo gobierno, ¿no genera también problemas ante diversidad de criterios para un mismo problema?


-Las diferencias son parte de la política y es parte del ejercicio del gobierno. Lo que caracteriza a un gobierno de coalición es precisamente la pluralidad de miradas. El punto es cómo se hace la síntesis de esas diferencias, qué la define y cómo se comportan los integrantes de la coalición una vez que se ha logrado esa definición. Yo espero que este gobierno haga bien este proceso y que esas diferencias específicas el Presidente las sintetice.


El punto es que se incorporaron casi todos los partidos de la ex Nueva Mayoría. Siendo partícipes de esa coalición, el PC ha sido crítico de ese bloque: han dicho que no se pudo llevar adelante las transformaciones por diferencias en su interior. ¿Es posible de que ese fenómeno vuelva a ocurrir?


-Quiero decir que yo no fui partidario de la Nueva Mayoría y me quedé muy solitario porque yo provenía de la elección presidencial del 2009 que habíamos hecho con el Juntos Podemos Más, y el Partido Comunista adoptó estrictamente la decisión de hacer una alianza con la Concertación, en vez de levantar una opción de izquierda propia. Yo no estuve de acuerdo y creo que fue un error.


Siempre he creído que en Chile no va a haber transformaciones radicales si no se constituye una izquierda poderosa. Y esa izquierda poderosa tiene que estar en coalición, tiene que hacer acuerdos con otros sectores, como lo que está ocurriendo ahora. Chile con izquierda es muy distinto a un Chile sin izquierda, y eso es lo que el gobierno va a tener que dejar claro. En una coalición siempre hay diferencias, esas diferencias se procesan y alguien hace la síntesis de esas diferencias. Y en un sistema presidencial ese es el Presidente de la República.


A mi juicio, lo que falló en la Nueva Mayoría fue la conducción del gobierno, no el que haya habido o no diferencias, eso no es el punto. El punto es cómo se resuelven cuando esas diferencias no se superan, y eso no se hizo. La conducción de la Presidenta Bachelet, por distintos factores, fue débil. Pero creo que en este caso vamos a tener un Presidente que tiene muy claro que tiene que ejercer sus atribuciones.


Pero el FA y AD surgieron como una crítica a la Concertación y ahora hacen un gobierno conjunto.


-Ocurrió un hecho extraordinario, que es la emergencia de una generación política única. Creo que no ha habido otra en la historia en términos de sus características, de su potencialidad política, de la capacidad de entendimiento entre ellos. Creo que Gabriel Boric tiene un tremendo liderazgo, pero también tiene un tremendo liderazgo Camilla Vallejo y también tiene un tremendo liderazgo Giorgio Jackson. Alguien que también es de esa generación y que también era dirigente estudiantil en ese momento era Izkia Siches.

Es una generación realmente única y explica en buena parte lo que ha ocurrido posteriormente, cómo ellos se han ido imponiendo, cómo han ido resolviendo las diferencias de su coalición. El rol de Giorgio Jackson, Camila Vallejo, de Gabriel Boric, de Miguel Crispi e Izkia Siches en mantener Apruebo Dignidad, de fortalecer Apruebo Dignidad, va a ser muy clave.

En una coalición siempre hay diferencias, esas diferencias se procesan y alguien hace la síntesis de esas diferencias. Y en un sistema presidencial ese es el Presidente de la República.



18 visualizaciones0 comentarios