• plataformasocialista

La imaginación patriarcal por Pierina Ferretti

Actualizado: 2 ago

La política es, en buena medida, imaginación. Propuestas de sociedad, imágenes de lo deseable, formas de organizar la vida colectiva y de orientarla hacia fines determinados. Hace algunos días, el senador Javier Macaya, presidente de la UDI, mostró uno de los rasgos principales de la imaginación de su sector. Ante la pregunta que le hiciera la periodista Mónica Rincón sobre su postura frente a la paridad de género en un hipotético nuevo proceso constituyente, el parlamentario tartamudeó, se enredó y solo pudo responder con vaguedades y evasivas que oscilaron entre el “habría que ver”, el “podríamos estar de acuerdo” y, el remate, “a mí me llama más la atención la obsesión” con el que calificó la insistencia de la periodista en que diera una respuesta precisa.


Días antes, la derecha había publicado un documento indicando diez puntos en los que se comprometía a apoyar reformas. En este documento, no solo la paridad, sino que los derechos sexuales y reproductivos, el reconocimiento del trabajo doméstico y de cuidados, y el derecho a una vida libre de violencia (por nombrar algunos puntos que corresponden a avances significativos propuestos en la nueva Constitución), brillaban por su ausencia. Estos elementos no existen en la imaginación de la derecha, ni el Chile que nos proponen. No sorprende. Si nos remitimos a nuestra historia reciente, y al comportamiento concreto de muchas y muchos de sus parlamentarios a la hora de votar proyectos de dignidad y libertades básicas, se aprecia cómo han querido hacernos vivir en un Chile que distingue entre hijos “legítimos” y “naturales”, sin derecho al divorcio, sin pastilla del día después, sin aborto en tres causales, y la lista podría extenderse. Vistas así las cosas, no es exagerado afirmar que la derecha viene rechazando hace treinta años todos y cada uno de los avances por los que hemos peleado las mujeres. Hoy no es la excepción.


El futuro que ofrece la derecha, para las mujeres y para la sociedad en su conjunto, ya no alcanza los pisos mínimos, los estándares democráticos que las mujeres de nuestro país hemos alcanzado y que, orgullosas, defendemos como puntos de no retorno. El país que propone la nueva Constitución, en cambio, marcará un salto cualitativo en libertades, autonomía y derechos. Estamos más cerca que nunca de alcanzar avances históricos. Sin embargo, y hay que decirlo con claridad, esa posibilidad se alejará inevitablemente, y no por poco tiempo, si quedamos de nuevo a merced de la voluntad política de la derecha.


Los feminismos y las fuerzas del Apruebo en su conjunto tenemos una tarea inmensa estas semanas. No bastará con agitar los retrocesos que la derecha representa, tenemos que ir más allá y volver a conectar la nueva Constitución con esos deseos de justicia, libertad, autonomía y dignidad con los que el pueblo de Chile, con las mujeres al frente, sacudió la historia y nos trajo hasta acá.


Pierina Ferretti, directora ejecutiva de la Fundación Nodo XXI


36 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo