top of page
  • Foto del escritorplataformasocialista

Lecciones de una derrota y el desafío de la izquierda y del socialismo chileno

Reunido el Consejo de Plataforma Socialista el pasado 12 de mayo, se analizaron los resultados de las elecciones de consejeros y consejeras constitucionales del 7 de mayo, sus consecuencias y desafíos.



1. El resultado electoral tuvo como características principales: una alta participación, cercana al 85%; una gran proporción de votos nulos y blancos (21%); un triunfo de la extrema derecha a través del Partido Republicano con un 35% y con un número de escaños que le otorga capacidad de veto en el consejo constitucional. Por su parte, la lista de izquierda se empinó en torno al 28 % que, sumado a la lista de la centroizquierda, se acercó al 38% de las preferencias. En escaños, no logró los 2/5 requeridos para tener capacidad de veto en la convención.


2. Se trata, sin duda, de un mal resultado electoral, de una derrota. Asimismo, confirma la visión crítica que como Plataforma Socialista tuvimos de la negociación política que condujo a este nuevo proceso constituyente y que se plasmó en nuestra declaración del 10 de enero de este año. El nuevo proceso no sólo restringía de manera importante la soberanía popular, sino que abría precipitadamente un nuevo proceso constitucional en circunstancias que todavía no terminaba de asimilarse la derrota del plebiscito del 4 de septiembre ni se superaba el fuerte reflujo social y político que ello produjo.


3. El resultado permite también obtener varias conclusiones. No cabe duda que el “Chile del voto obligatorio” no es el mismo del “Chile del voto voluntario” y, lo que es claro luego de dos votaciones con voto obligatorio, es que de aquí en adelante la participación rondará el 85%. El Chile del voto obligatorio es un electorado más anti político, más destituyente, más sensible a los temas de seguridad pública, es anti inmigración y, en algunos de sus componentes , más conservador en lo valórico y también es un mundo social que no se mueve estrictamente en el clivaje izquierda y derecha. Por ello, en las próximas elecciones, las propuestas y políticas públicas requieren dar cuenta de mejor forma estas nuevas sensibilidades.


4. La izquierda y la centroizquierda sumadas obtuvieron alrededor del 38 %, que se asemeja al resultado del Apruebo. Si bien ese porcentaje puede ser mirado como un buen piso electoral, luego de dos elecciones también aparece como un techo. En este sentido, cabe la autocrítica en términos de una pérdida de nexos de la izquierda con vastos sectores del mundo popular y de clases medias precarizadas: un “nuevo pueblo” en el cual la izquierda carece de inserción y de un discurso que conecte con las necesidades y subjetividades sociales allí presentes.


5. La elección también marcó la fuerte derrota de las fuerzas de la exconcertación (DC, PPD, PR), quienes no sólo no eligieron consejeros,sino que fracasaron en la idea de que había un centro a llenar y que competir en dos listas ampliaría la votación de la izquierda y la centroizquierda. Finalmente, no sólo no se amplió la votación del oficialismo, sino que la división fue responsable de la pérdida de, a lo menos, 4 escaños.


6. Los magros resultados del PPD y del PR, unidos a una baja histórica de la votación del PS (6%) -aun cuando obtuvo un buen número de escaños- coloca un signo de interrogación sobre el futuro del llamado Socialismo Democrático (SD). No parece hoy una alianza atractiva ni política ni electoralmente y, después de esta elección, queda como una fuerza divisionista. Los resultados muestran que el desplazamiento del PS y SD hacia el centro político no recibe respaldo electoral.


7. Para la izquierda aglutinada en AD y el Frente Amplio queda el gran desafío de constituirse en una verdadera dirección política y también el de superar su fragmentación. En el caso del FA ello es particularmente necesario toda vez que su competencia interna le impide tener mejores resultados electorales y sus fuerzas sumadas son la principal fuerza de la izquierda. Adquiere relevancia en este contexto el incipiente debate dentro del FA de constituirse en una sola fuerza política, ya sea a través de una fórmula federativa o avanzando hacia una sola organización política.


8. Para el gobierno esta nueva derrota lo deja en una posición de debilidad, pero sigue siendo el principal activo y herramienta de la izquierda para reconstituirse y frenar el avance de la extrema derecha. Para ello deberá apoyarse en el despliegue de su agenda en los actores sociales, dotándose así de una fuerza que le permita contrarrestar su condición de minoría parlamentaria. Se ratificó la propuesta de convocar a un Cónclave Social.


9. Para el socialismo aglutinado en Plataforma Socialista surgen como las tareas principales acentuar los nexos con los actores sociales y contribuir a devolverle protagonismo político; avanzar hacia la conformación de una dirección política eficaz de la izquierda; fortalecer una unidad amplia democrática para frenar el avance de la extrema derecha; adecuar sus propuestas y discursos para construir mayorías sociales y políticas en esta etapa. Y, por último, contribuir a recuperar un sentido popular en la acción de la izquierda y del gobierno.


Comité Ejecutivo Plataforma Socialista

72 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comentarios


bottom of page